LA MUERTE DE OCAÑA EN LA PRENSA (RÍOS DE TINTA TURBIA)




Publicación: EL PAÍS
Fecha: 19/09/1983
Página: 1 Y 30
Autor: (TEXTOS) JOSÉ AGUILAR, DIEGO GALÁN, (FOTOS) PABLO HOJAS Y MARCEL·LÍ SÁENZ


Murió el pintor y actor Ocaña

El pintor y actor José Pérez Ocaña, conocido por su lucha contra la marginación de los homosexuales desde ambientes gays de las Ramblas de Barcelona y protagonista de la película Ocaña, retrato intermitente, falleció ayer en Sevilla como consecuencia de una hepatitis mal curada.


El pintor y actor José Pérez 'Ocaña' murió ayer en Sevilla víctima de una fuerte hepatitis

A la izquierda, Ocaña, descansando en el suelo, en el museo Municipal de Bellas Artes de Santander; a la derecha un dibujo que regaló al actor Enric Majó, titulado Mi velatorio.

Ocaña, pintor y actor sevillano afincado en Barcelona, falleció en la madrugada de ayer en la residencia sanitaria García Morato, en la capital andaluza, víctima de una hepatitis, que se le había recrudecido en las últimas semanas como consecuencia de un accidente en el que sufrió diversas quemaduras. El cadáver de Ocaña será enterrado esta tarde en el cementerio de su pueblo natal, Cantillana. Con Ocaña desaparece, como ha dicho el actor Enric Majó, "el espíritu del 75 que transformó las Ramblas de Barcelona en un espacio de libertad".

José Pérez Ocaña, de 36 años, había desarrollado prácticamente toda su vida artística en ambientes homosexuales de Barcelona, donde vivía desde hace más de 15 años. En los últimos tiempos había conseguido una de sus viejas ilusiones, tener un piso en la Plaza Real. No obstante, pasaba largas temporadas en el pueblo sevillano en el que nació, residiendo en el domicilio de su madre y hermana. Precisamente durante una de estas estancias en Cantillana sobrevendría el accidente que aceleró su muerte. Ocaña se había disfrazado de sol el pasado 23 de agosto para participar en una fiesta de la juventud de Cantillana que él mismo había organizado. Una de las bengalas que llevaba adosadas al cuerpo se prendió y el actor sufrió quemaduras de carácter grave que obligaron a su hospitalización en la unidad de quemados de la residencia García Morato, en Sevilla. Aunque las quemaduras fueron curando, el debilitamiento general de su organismo provocó un recrudecimiento de su antigua hepatitis que, finalmente, ha sido la causa de su muerte.

El director Ventura Pons salió ayer mismo para Sevilla, con la intención de asistir a su sepelio.

La noticia del fallecimiento de Ocaña, que fue conocida a primeras horas de la mañana de ayer, provocó un fuerte impacto en Cantillana y en los ambientes artísticos en los que desarrollaba su actividad en Barcelona, que habían estado pendientes de su evolución a lo largó de las tres semanas en que permaneció hospitalizado, mediante el envío de numerosas cartas y ramos de flores.*

Para mañana estaba prevista en la galería Joan de Serrallonga de Barcelona la inauguración de una muestra en la que Ocaña iba a exponer conjuntamente con Cañete, Emilia Castañeda y Piñón. Las siete obras de Ocaña destinadas a esta exposición serán sustituídas por un autorretrato y serán destinadas a otra muestra posterior dedicada exclusivamente al pintor y actor.

La muerte de Ocaña ha producido consternación en Barcelona. Uno de sus amigos y persona que mejor le conocía, el actor Enric Majó, ha dicho que su desaparición supone "una especie de muerte del espíritu del 75, que se adueñó de Barcelona y que transformó las Ramblas en un espacio maravilloso de libertad y del que ya no queda nada". José Pérez Ocaña era conocido sobre todo por su afición a la pintura, su militancia homosexual y sus actividades como actor. Como pintor, fundamentalmente de vírgenes andaluzas y de altares, realizó diversas exposiciones en las que se vendieron bastantes de sus cuadros. Ocaña siempre explicó que desde muy pequeño fue una persona de gustos muy definidos: el teatro y las fiestas populares y religiosas. Esta vida del pueblo se reflejó desde el principio en su pintura en la que se mezclan los cementerios, las iglesisas y en general los temas religiosos andaluces impregnados de tradición.

Como militante homosexual Ocaña luchó por defender esta condición en unos momentos nada fáciles cuando comenzaba la transformación política y social y el tema gay todavía no estaba suficientemente tolerado por la sociedad. Participó en casi todas las manifestaciones de homosexuales de Barcelona. En 1978 protagonizó una de las pocas películas españolas que se ha hecho sobre el tema de la homosexualidad. Bajo con el director Ventura Pons rodó Ocaña, retrato intermitente, presentado en el Festival de Cannes ese mismo año, un testimonio de sí mismo y de la marginación social.

JOSÉ AGUILAR




TRIBUNA:

El retrato de un provocador

DIEGO GALÁN

Cuando hace pocos días veíamos en televisión al corrosivo travestido argentino Ángel Pavlovski, muchos recordamos la insólita película que interpretó Pepe Ocaña y que pasó por la cartelera sin llamar suficientemente la atención. Quizá porque la película documental que dirigió Ventura Pons no ofrecía suficientes atractivos o porque el insólito panorama de contemplar cómo un aficionado al travestismo hacía gala a tumba abierta de su condición homosexual era un espectáculo insoportable para la España de 1978, aquel Ocaña, retrato intermitente no llegó a provocar como merecía su condición.El travestismo todavía es una costumbre social escasamente soportada pero en los años que distancian la película de Ocaña del show televisivo de Pavlovski se han transformado sutilmente algunos tópicos conservadores, y hoy es posible ver en los hogares la inquietante provocación de un hombre que pone en solfa los tabúes sexuales.

Un pionero

Ocaña fue un pionero y mostró el valor que había menester para enfrentarse a una sociedad que no aplicaba su afán de modernismo a la ampliación de su tolerancia. La película de Ocaña fue relativamente aceptada.

Cierto es que no mostraba en ella una profundidad de juicio que cautivara al espectador más allá de la sorpresa, ni que emocionara con los cuadros que le inspiraron su primera vocación de pintor, pero la figura de un charnego vestido de andaluza, peineta puesta y cantando saetas era la antítesis visual de nuestras infantiles semanas santas.

Cuando los franceses vieron la película en el Festival de Cannes la aplaudieron con entusiasmo, aunque sin entender, lógicamente, el contrapunto que suponía la figura de Ocaña en la iconografía de los niños españoles de posguerra. Ese airado sentido del humor con que de sí mismos tanto se han reído muchos homosexuales andaluces, fue sofisticado por Ocaña por la recuperación social que supuso su implantación en la geografía de Barcelona. Ocaña hizo por ello su propia caricatura aunque la película, en el recuerdo, al menos, no fue más que un esbozo de esa postura. Quedaba sólo la insinuación impregnada, sin embargo, por una cierta risa por la educación recibida, una protesta desde la marginación. Los tópicos de nuestras infancias son los recursos más negros de la risa marginal del travestido.

Un proyecto inacabado

No siguió Ventura Pons por los caminos del documental tras el rodaje de Ocaña, retrato intermitente, ni el personaje tuvo tampoco nueva proyección pública salvo alguna intervención aislada como la del cortometraje Silencis, de Xavier Daniel, donde interpretó a la despechada esposa de un militar con turbaciones homosexuales. Quedó, pues, la película que hicieron juntos, como un proyecto inacabado. El documental es un género descuidado en nuestro cine, sin el apoyo de los comerciantes ni la curiosidad de los cineastas: herencia, quizá, de esos mismos nodos de los que luego nos reiríamos, con o sin Ocaña, pero que nos habían obligado a creer que todo documental era propaganda del régimen.






Publicación: ¿?
Fecha: 19/09/1983
Página: ¿?
Autor: JOAN SAMIT


El pintor José Ocaña ha muerto en Sevilla

José Pérez Ocaña falleció a las 4.30 de la madrugada de ayer [18/09/1983] como consecuencia de las quemaduras sufridas durante su participación en la Semana de la Juventud de Sevilla, el pasado día 2 de septiembre.

Durante dicha fiesta el popular pintor, entrañable personaje barcelonés, se disfrazó de sol, con un atuendo construido con papel. En las puntas del espectacular astro había colocado diversas bengalas que en un momento determinado prendieron rápidamente la original vestimenta. El incidente, no obstante, parece ser que adquirió mayores proporciones debido a que Ocaña llevaba puesto un chaleco de fibra sintética que ardió con suma facilidad. Trasladado al hospital, se le diagnosticó quemaduras en un 35 por ciento de su cuerpo. Durante el proceso de recuperación, Ocaña permaneció en la Residencia Morato de Sevilla, donde se le observaron, además, las secuelas de una hepatitis mal curada, cuya complicación con el proceso de las quemaduras decidió ayer el fatal desenlace.

[...]

El popular pintor será enterrado hoy a las 4 de la tarde en Cantillana.

[...]






Muere Ocaña, pintor, actor y alma de las Ramblas

Barcelona. - José Luis Pérez Ocaña, pintor naif, actor ocasional, uno de los últimos personajes populares de una Barcelona cada vez menos personal, murió ayer [18/09/1978] de madrugada en Sevilla. Una complicación en su convalescencia, tras las quemaduras sufridas el pasado agosto [23/08/1983], acabó con la vida de uno de los portavoces del mundo gay y contracultural barcelonés. (Página 21.)




Ocaña, uno de los símbolos de las Ramblas, ha muerto

El pintor sufrió quemaduras en Sevilla que se complicaron por una reciente hepatitisUno de los personajes más populares de las Ramblas, el pintor gay Ocaña, murió en la madrugada de ayer [18/09/1983] en Sevilla. Fue un provocador pacífico, defensor de la libre expresión de los homosexuales.Barcelona/Sevilla. - El pintor gay Ocaña, que en realidad se llamaba José Luis Pérez Ocaña, murió a las 4.30 de la madrugada de ayer en la Unidad de Vigilancia Intensiva del Hospital García Morato de Sevilla. Una de sus cuñadas informó a EL PERIÓDICO desde la capital andaluza que a esa hora sufrió un paro cardíaco del que no se recuperó.Ocaña, como ya informó este diario el 3 de septiembre de este año, fue ingresado en la planta de quemados de la residencia sevillana a mediados de agosto tras incendiarse el disfraz de papel que portaba en uno de los desfiles de la semana de la juventud, que se celebró en aquella ciudad.

Un sol de papel

El pintor, que había nacido hace 36 años, en Cantillana, provincia de Sevilla, se trasladó el pasado agosto al sur de España para participar en la Semana de la Juventud. En uno de los desfiles de disfraces optó por vestirse de sol, con un traje hecho de papel, en cuyas puntas colocó bengalas que incendiaron el disfraz causándole quemaduras en un 35 por ciento del cuerpo.
Trasladado al hospital, pasó quince días recuperándose de las quemaduras, pero sus defensas vitales quedaron extraordinariamente disminuidas. Su salud entró en peligro a causa de una anterior hepatitis que ha sido el fulminante para tan inesperado final.

La hermana de Ocaña, María Luisa Pérez Ocaña, estaba ayer desolada cuando habló con un periodista de EL PERIÓDICO. A penas pudo informar y pasó el teléfono a su cuñada. "Estaban con Pepe, su hermano Rafaelín y su hermana. A las cuatro y media se le paró el corazón, los médicos nos advirtieron el pasado viernes que no había salida alguna."Será enterrado probablemente hoy en su pueblo natal, Cantillana, partiendo el cortejo de la casa de su familia.
[...]




Publicación: EL PERIÓDICO DE CATALUNYA
Fecha: 19/09/1983
Página: ¿? Y 21

Autor: (TEXTOS) V. MALOPE, ANTONIO ÁLVAREZ-SOLÍS Y (FOTOS) PEPE ENCINAS


Publicación: EL PAÍS
Fecha: 20/09/1983
Página: ¿?
Autor: (FOTOS) PABLO JULIÁ


Entierro de Ocaña.

Ayer en su pueblo natal de Cantillana (Sevilla) fue enterrado el actor y pintor José Pérez Ocaña, que falleció el lunes a los 36 años víctima de una hepatitis. Ocaña había desarrollado prácticamente toda su vida artística en ambientes homosexuales de Barcelona, y fue destacado luchador por los derechos de los homosexuales en los años 70. A su entierro asistieron numeros admiradores de Barcelona, entre ellos el cineasta Ventura Pons, que en 1978 realizó un filme sobre el difunto, Ocaña, retrato intermitente. También el pueblo entero tomó parte en las ceremonias, aunque sin respetar los deseos de Ocaña, que había pedido que su entierro se convirtiera en fiesta.












Publicación: DIARIO DE BARCELONA
Fecha: 20/09/1983
Página: PORTADA, 26 Y 27

Autor: J. YLLA




Ocaña, el hijo del sol

La muerte de Ocaña no significa sólo la desaparición de un hombre que un día quiso disfrazarse de sol para acabar abrasado por su propia imaginación. Ahora que ya han pasado unos días, veo su muerte como el adiós, sin que todavía dejemos constancia, de aquellos años en que los recién liberados de la tutela de Franco nos creíamos para siempre los hijos del sol. Ocaña no fue hijo del sol a través de los efluvios etílicos de una intelectualidad redentora, Ocaña lo fue por derecho propio.

Ocaña jugaba en serio y en broma con la muerte, como si ésta fuera una fiesta en la que se confunden en el mismo ritual la risa y las lágrimas, que por algo era andaluz y supo despertar en Barcelona lo que esta ciudad, a veces tan púdica, esconde con lascivia somnolienta.
[...]


Publicación: ¿?

Fecha: ¿?/¿09?/1983
Página: ¿?

Autor: MONTSERRAT ROIG



Publicación: PARTY, Nº 236
Fecha: ¿?/¿09?/1983
Página: ¿?

Autor: FRANCHO





Homenaje póstumo al artista de las Ramblas

Murió Ocaña: Adiós a la fiesta y el escándalo

Ocaña casi formaba parte del paisaje de las Ramblas barcelonesas y ahora nos ha dejado. Su animosidad, su desparpajo andaluz, su gracia homosexual, su juego de provocaciones... sólo han sido doblegados por la muerte, que acudió a él disfrazada de sol. Para los que no le conocían diremos que fue pintor, actor, poeta, provocador, travesti, rebelde, coleccionista de flores, lunas, vírgenes y muchas cosas más. Pero eso son palabras muy pobres para la categoría de un personaje único, irrepetible, inclasificable.[...]

Murió por hacer de Sol

José Pérez Ocaña, de 36 años,
pintor, actor, poeta, travesti, provocador y muchas cosas más, siempre quiso que su paso por la vida y su paso a la muerte fueran una auténtica fiesta. Y satisfaciendo sus deseos, su vida y su muerte así lo han sido.
Ocaña se había vestido con un sol de papel el pasado 23 de agosto para participar en una fiesta de la juventud de Cantillana (su población natal) que él mismo había organizado. Una de las muchas bengalas que llevaba adosadas al traje prendió fuego y Ocaña sufrió quemaduras de primer y segundo grado en el 35 por ciento de su cuerpo. Rápidamente fue ingresado eb un centro hospitalario de Sevilla, donde parecía que se iba recuperando de las quemaduras sufridas. Sin embargo, una afección hepática que había padecido anteriormente complicó su estado de salud, provocándole un paro cardíaco en la madrugada del domingo 18 de septiembre.
[...]

En la galería Serrallonga de Barcelona, donde el artista tenía previsto exponer siete de sus pinturas, se le ha rendido un sentido homenaje que osciló entre la solemnidad que quería imponer parte de la intelectualidad catalana y el frívolo desenfado que reivindicaban los amigos que mejor le comprendieron. Porque Ocaña nunca fue amigo de solemnidades, florituras o retóricas pedantes.
[...]

A Ocaña no le gustaba que le definieran como travesti, ni como pionero del travestismo en Barcelona,
"porque siempre ha habido travestís", decía.
Pero si de algo fue pionero es de la provocación inofensiva y el teatro callejero.
"Soy un teatrero y mi escenario son las Ramblas y mi vestuario son ropas viejas de los Encantes."
[...]

A Ocaña también le gustaba definirse como artista, pintor ante todo. Desde muy pequeño se sintió atraído por el teatro, las fiestas populares y la imaginería religiosa.
[...]



Publicación: ¿?
Fecha: ¿?/¿09-10?/1983
Página: ¿?

Autor: ¿?





Publicación: LAMBDA: BUTLLETÍ INFORMATIU DE L'INSTITUT LAMBDA, Nº 70
Fecha: OCTUBRE DE 1983
Página: PORTADA, 2 Y 6

Autor: ¿?






Publicación: LAMBDA: BUTLLETÍ INFORMATIU DE L'INSTITUT LAMBDA, Nº 71
Fecha: NOVIEMBRE DE 1983
Página: PORTADA, 4 Y 5

Autor: JOSEP-MIQUEL SERVIÀ Y RODAMÓN II






Publicación: ¿?
Fecha: ¿?/¿10-11?/1983
Página: ¿?

Autor: JOSEP MARIA CARANDELL




ARTÍCULOS RELACIONADOS:

> HEMEROTECA OCAÑÍ
> EL ACCIDENTE DE OCAÑA CON EL DISFRAZ DE SOL

> ¿ARDE OCAÑA?
> OCAÑA Y LA FALSA MEMORIA (DEL PERSONAJE Y LAS ETIQUETAS)
> SEVILLA EN LOS 70

1 comentario:

taboada dijo...

Gracias por los momentos divertidos que nos hiciste pasar. D.E. P.

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: