MARÍA, JUAN Y OCAÑA

Hola,

me llamo María.

La anécdota es de Juan, mi marido:

un día, su empresa le envió, junto a un compañero,
a realizar una instalación en el piso que Ocaña acababa de adquirir en la Plaza Real. El estudio, en los dos días que duró el trabajo, fue un hervidero de personajes de esos tiempos. En el balcón posterior, tenía plantada maría...

Cuando terminaron el trabajo, al despedirlos, Ocaña les dijo que él no daba propinas, pero que le gustaría que aceptasen un obsequio, y les regaló un grabado a cada uno que ellos mismos escogieron de una carpeta llena. Mi marido escogió éste de los gatos, que es el 6 de 12. A su compañero también le gustó el mismo y cogió otro. Según tengo entendido, el compañero lo perdió... Es una lástima, porque el grabado es precioso.

Juan y María

(Para ampliar la imagen, clicad encima)

No hay comentarios:

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: