OCAÑA Y SU VIRGEN DE MONTSERRAT





JOSÉ PÉREZ OCAÑA (Cantillana, 1947 - Sevilla, 1983) no sólo pintó angelitos negros... La VIRGEN DE MONTSERRAT, más conocida como LA MORENETA, también forma parte de su iconografía mariana.

PEP TORRUELLA, gran amigo de Ocaña, siempre le insistía para que pintara la Virgen patrona de Cataluña. Fue así como, para acallar a su amigo, Ocaña realizó una primera Moreneta sobre papel de fumar. Poco tardaría a realizar esta tela, que fecha del 6 de octubre de 1982, con la intención de que luciera en el MUSEU DE MONTSERRAT (MDM).

OCAÑA murió un año después. Su familia y Pep Torruella se encargaron de cumplir las últimas voluntades del artista y donaron el cuadro al MDM. La obra permaneció en su depósito veintidós años, hasta que en agosto de 2006 el comité asesor del museo decidió exponerlo de manera permanente.


Aquí tenéis el comunicado que, por entonces, emitió la Abadía de Montserrat:

Ocaña, que va marcar la vida del Raval als anys setanta, va deixar una Mare de Déu de Montserrat a la manera andalusa i popular

El Museu de Montserrat incorpora una obra de José Ocaña a la secció
Nigra Sum
L’equip consultiu i assessor del MDM aprova que el quadre sigui exposat perquè reflecteix “la vida mateixa de la nostra societat” i és “una novetat en tota la història de la iconografia cristiana”

La figura de José Pérez Ocaña (Cantillana, Sevilla, 1947-1983) s’ha fet un lloc al Museu de Montserrat (MDM). Un quadre donat per aquest personatge que va marcar la vida de la Rambla i la Plaça Reial en la Barcelona de finals dels anys setanta, i que representa una Mare de Déu de Montserrat amb els vestits acampanats típics del s. XIX, s’ha incorporat a la secció Nigra Sum, d’Iconografia de Santa Maria de Montserrat, del MDM.

José Ocaña és un element encara actiu en la memòria de la transició democràtica, precisament per les seves contradiccions personals i per la provocació que va significar en aquell context social tan especial. Amb el temps, la memòria d’Ocaña està esdevenint emblemàtica i entranyable, per això la seva figura no para de ser objecte de comentaris i de valoracions de tota mena. Els seus dibuixos, entre infantils i obscens, són cercats per col·leccionistes i per entitats culturals com a testimonis gràfics i vivents d’una època d’importància històrica singular. Cineastes, novel·listes i memorialistes esmenten sovint la figura complexa, cridanera i, al mateix temps, pacífica i tendra d’aquest artista, que no ho volia ser, i d’aquest
especimen d’una marginació que aspirava a tenir carta de ciutadania entre la ciutadania normal i corrent.

José Ocaña va visitar Montserrat diverses vegades. Besava la Moreneta i li agradava passar-hi estones mirant els ex vots, els caps, les cames i els pits de cera, fotos dedicades de soldats que anaven a la
mili o que en tornaven indemnes, de nens que sortien d’una malaltia, vestits de núvia agraïda, imatges religioses de gent que canvia de pis... Aquest món bigarrat també era el seu. Un dia va visitar el Museu de Montserrat i va parlar casualment amb el seu director, el P. Josep de C. Laplana, i li va dir que ell també pintava i que li agradaria fer alguna cosa per a Montserrat. Era un cas dels que es presenten molt sovint i el monjo no li va donar especial importància. Uns mesos més tard, un amic d’Ocaña va contactar amb el P. Laplana per comunicar-li la mort d’aquest personatge emblemàtic d’una cultura i d’una contracultura, a la vegada que l’informava que la voluntat del desaparegut artista era que a Montserrat hi hagués un testimoni de la seva vida i del seu amor a Catalunya, “on havia passat els anys més densos de la seva vida”. Es va presentar amb un quadre sorprenentment estrident de
130x97 cm., signat el 6 d’octubre de 1982, i que representava una Mare de Déu de Montserrat amb els vestits acampanats típics del s. XIX, unes muntanyes interpretades de manera fantasiosa, tot tret segurament d’una estampa antiga que Ocaña devia trobar en els encants setmanals de davant de la Catedral de Barcelona.

El seu quadre, durant vint i dos anys, ha estat guardat en el dipòsit del museu montserratí esperant elements de judici que permetessin una valoració ajustada d’aquesta obra singular. Des del Museu de Montserrat es considera que aquest temps prudencial ja ha passat i ha dictat sentència favorable a l’obra de José Ocaña. No ha estat cap decisió snobista ni estratègica o comercial, sinó que ha estat el consentiment gairebé unànim de l’equip consultiu i assessor del Museu, que ha vist en l’obra d’Ocaña el contrapunt necessari d’un art massa estàndard i d’un discurs museogràfic massa coherent perquè reflectís la vida mateixa de la nostra societat.

L’obra d’Ocaña no és blasfema, però tampoc no és devota. No es riu de la Santa Imatge, simplement la interpreta a la manera andalusa i popular per fer-ne un emblema d’una cultura voluntàriament antimoderna i persistent, com la mateixa fe del poble. El detall més personal i còmic de l’estampa es troba en la galeria de caps d’angelets, que són autèntiques caricatures de personatges de fireta. Produeix una especial tendresa el cap de l’angelet curt de vista, que porta ulleres. És una absoluta novetat en tota la història de la iconografia cristiana. És que els miops no poden aspirar a ser àngels?




Ocaña ingresa en Montserrat

El museo de la abadía exhibe un cuadro de la Moreneta que el pintor donó hace 22 años

José Ocaña, el pintor más revoltoso de la Rambla, devoto, homosexual y vocinglero, dejó en herencia al monasterio de Montserrat un cuadro de la Moreneta, la virgen negra ante la que se postró más de una vez. Veintidós años después de que su familia hiciera efectiva la donación, el renovado Museu de Montserrat expone definitivamente el cuadro al público en la sección Nigra Sum (negra soy).

El director del museo, el padre Josep de C. Laplana, conoció y saludó a Ocaña hace muchos años. "Yo no sabía quién era, pero él ya me dijo que pintaría un cuadro de la Virgen", explica.

[...]

A su muerte, en 1983, el padre Laplana recibió la visita de la familia de Ocaña, procedentes de Sevilla, acompañada de su amigo Pep Torruella, que le entregaron un gran cuadro de 130 por 97 centímetros fechado el 6 de octubre de 1982. Ocaña lo había dejado en herencia al museo.


Sentencia favorable

El lienzo ha permanecido hasta ahora en el depósito del museo. El padre Laplana explica así la tardanza en su exhibición. "No podíamos ponerlo al lado del Caravaggio", se justifica. "Hemos hecho obras de ampliación y además esperamos un tiempo prudencial que ha dictado sentencia favorable a favor de Ocaña", dice. "No ha habido ni problemas ni discrepancias", añade. La reforma del Museu de Montserrat ha permitido presentar con más holgura la colección de vírgenes de la sala
Nigra sum, donde coinciden las representaciones populares anónimas de la Moreneta con alegorías religiosas de Subirachs, Vayreda y Llimona.

Al padre Laplana y a su nuevo comité asesor les ha parecido lo más natural cerrar el ciclo "con una nota contracultural". "El cuadro es un poco naïf, barroco, al estilo de los exvotos, las vírgenes y las procesiones que tanto le gustaban". "En los ángeles Ocaña se revela como expresionista, caricaturesco, con aires de Carnaval y la feria de abril", añade el historiador y monje.

El comité que asesora al museo está integrado, entre otros especialistas en arte, por Alex Mitrani, Pepe Corredor-Matheos, Francesc Fontbona y Teresa Blanch. "Cuando se acordó poner el cuadro en el museo, todos sonreímos con satisfacción", concluye Laplana.

Uno de los angelitos, pintado en el ángulo inferior del cuadro, lleva gafas redondas y se parece un poco a Ocaña. Es probable que, como hacían los pintores del renacimiento, el artista sevillano, educado en una cultura clásica, se retratara como un personaje que mira al espectador.

Al fondo del cuadro, a los lados de la Virgen morena con el Niño, Ocaña pintó el monasterio de Montserrat con sus tejados y múltiples ventanas. Y como escenario, la sierra de Montserrat de formas orgánicas recortada en el horizonte, pintada con un rabioso e imposible color azulón típico de Ocaña.



Publicación: EL PERIÓDICO DE CATALUNYA
Fecha: 10/08/06

Página: 8
Sección: ¿?
Autor: ROSARIO FONTOVA

El museu rescata del dipòsit un quadre d’Ocaña que el provocador pintor va donar al monestir fa 22 anys


Contracultura a Montserrat

Un dels personatges més provocadors de la contracultura barcelonina, José Ocaña (1947-1983), símbol de la lluita per l’alliberament homosexual en els anys de la Transició, acaba d’entrar per la porta gran al Museu de Montserrat. Sembla una contradicció que una obra de la Mare de Déu de Montserrat, pintada per un personatge que acostumava a passejar-se transvestit per les Rambles i la plaça Reial de Barcelona, estigui penjada al costat d’altres pintures devotes, en
l’apartat del museu titulat Nigra sum, en el cor mateix del complex benedictí. Però els temps canvien i amb ells l’Església, que 22 anys després que el pintor donés el quadre al monestir, ha decidit penjar-lo a les parets del museu.

[...]



Publicación: AVUI
Fecha: 10/08/06

Página: 36
Sección: CULTURA I ESPECTACLES
Autor: MONTSE FRISACH



La Moreneta 'naïf' de Ocaña se expone en Montserrat

Ocaña quería estar en Montserrat. Quería participar de la espiritualidad que le ofrecía la montaña sagrada de Barcelona. Como gesto póstumo, su familia donó al Museo hace 22 años una representación naïf y estridente de La Moreneta, que ahora por fin, ve la luz.

Todo empezó en una de sus visitas al Museo de Montserrat, a principios de los años 80. José Ocaña (Cantillana, Sevilla. 1947-1983) le prometió al director del centro que dibujaría una Virgen de Montserrat. Poco después de su muerte, su familia y su íntimo amigo, Pep Torruella, cumplieron la promesa y llevaron a lo alto de la Montaña de Montserrat una virgen que el artista había dibujado meses atrás. Ahora, tras 22 años esperando su momento en el sótano de la institución, la pieza es expuesta.

La propuesta salió del padre Josep de C. Laplana, el mismo que, dos décadas atrás, recibió al pintor en el museo. «Sabía que un día u otro se expondría, pero tenía que llegar el momento exacto», explica paciente el aún director del Museo de Montserrat.

Tras la remodelación de algunas de las salas ha llegado ese momento y el cuadro, de 130 X 197 centímetros, completa ahora la sala Nigra Sum, un lugar donde se pueden conocer las transformaciones que la visión artística de la Virgen de Montserrat -la Moreneta, como se la conoce popularmente- ha sufrido desde el siglo XVII.

El ojo naïf, estridente e infantil de Ocaña hace que, a día de hoy, esta colección sea redonda. «Es un contrapunto a un arte demasiado estándar» dicen desde el museo.

Firmada el 6 de octubre de 1982, esta virgen, vestida con un traje acampanado y rodeada de los ángeles más humanos de la pintura sacra, muestra el gusto de Ocaña por la religiosidad íntima de las procesiones, la estridencia de los colores que le recordaban a su Andalucía natal y el deseo, entre infantil y popular, de que el arte no es ni propiedad única, ni reflejo de las clases burguesas.

«Las hazañas importantes deben estar representadas en el museo, independientemente de la ideología que haya detrás», dice Josep de C. Laplana. «No es una pieza blasfema, pero tampoco devota», añade. Y es que Ocaña fue casi un mito de la Barcelona de los años 70, aquella ciudad que comenzaba a ser libre. Provocador sin querer serlo, se paseaba travestido por las calles del Raval con la ingenuidad del que sabe que no hace nada malo.

Este pintor de brocha gorda de oficio, y de cuadros de vocación, ha conseguido ahora su lugar en Montserrat. Por desgracia, parece que este hecho no ha revolucionado la vida diaria del Museo. Como explica Josep de C. Laplana, «no hay colas esperando ver la obra, estas cosas van gota a gota, día a día», puntualizó.


Publicación: EL MUNDO
Fecha: 13/08/06

Página: ¿?
Sección: UVE
Autor: EVA BELMONTE




 ARTÍCULOS RELACIONADOS:

1 comentario:

nostromo dijo...

He visitado recientemente el Museo de Arte de Montserrat. He visto la obra expuesta y confieso que me impactó su Pureza. Una obra sincera y autentica como ninguna otra de las que se exponen. Sin duda un trabajo salido de ese Arte Andaluz... de ese don especial que muy pocos artistas poseen.

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: