OCAÑA EN EL CEMENTERIO DE CANTILLANA





(Fotos de Manolo Huete y Juanjo Moreno)

En 25 años, la tumba de Ocaña ha cambiado mucho. No sólo ha perdido color...


Los jarrones con flores del muro eran los que Ocaña robaba de los cementerios y que, ya en casa, colgaba en la cabecera de su cama.


(Fotogramas de "La Edad de Oro", 06/10/83)

El día del entierro de Ocaña, sus amigos quisieron que el sitio donde iba a reposar fuera lo más parecido a su cama, por eso colgaron los jarrones en el muro blanco que da sombra a la sepultura.
Los jarrones no tardaron en desaparecer. Hoy, en su lugar, se levanta una cruz.





ARTÍCULOS RELACIONADOS:

> OCAÑA EN LA EDAD DE ORO

No hay comentarios:

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: