"VR: VISIÓ REMOTA" DE DALÍ JUNIOR EN LOS MASS MEDIA

 

Los 'marcianitus'
El viernes inauguró en la galería La Rosa del Vietnam (c/ Peu de la Creu, 21 bis. Barcelona), especializada en Ocaña y de otra gente artística que orbita muy lejos del sentido común, un señor nacido en 1954 en Mataró que se llama Joan Gelabert, se hace llamar Dalí Junior y exhibe espectaculares pinturas y collages relacionados con sus dos grandes obsesiones, que son los extraterrestres y el fin del mundo.
En la galería se ven Cristos fosforescentes (que compran los conventos de monjas del Maresme) e inmensas naves espaciales abduciendo la Torre Eiffel o el Cristo de Velázquez, o destruyendo París. No le hacen ningún daño a estas visiones apocalípticas la presencia de Brigitte Bardot y otras reales mozas desnudas, que comparecen en esos escenarios con la misma incongruente legitimidad con que se presentan en las estaciones de tren de Paul Delvaux. También se puede ver unas sugestivas esculturas que el artista ha encontrado en el subsuelo de la galería. "Mi obsesión por los misterios me ha llevado a excavar como un topo y mis hallazgos han sido un éxito rotundo", afirma. Pero dejemos a Dalí Junior excavando en el subsuelo barcelonés y glosemos, mejor, sus otras dos obsesiones, los marcianos y el fin del mundo, que son aún más interesantes y están íntimamente relacionadas. De la inminencia del fin del mundo, ¿qué decir? No se habla de otra cosa que de esa
desaceleración que ha pasado rápidamente a crisis, luego a recesión, luego a depresión, y ya se anuncia el advenimiento de la guerra mundial, remedio de contrastada solvencia contra la depresión.
De los marcianos se puede decir lo que Kavafis dijo de "Los Bárbaros" en el famoso poema: que "esa gente pudiera ser una solución después de todo". En los marcianos cree mucha gente, empezando por el difunto Francis Crick, el descubridor de la estructura del ADN, que avalaba la posibilidad de la "panspermia dirigida" (es decir la teoría de que la vida llegó a la Tierra y quizá a otros planetas en naves espaciales que una civilización inteligente y remota diseminó adrede por el cosmos), siguiendo por el cantautor Jaume Sisa, que dedicó a este tema la canción más bonita de su musical
La nit de Sant Joan (els marcianitus m'han demostrat / que són com jo, de sentimentals!), y acabando por el último lector de las memeces de J. J. Benítez.
La vida inteligente en otros planetas es la última esperanza de los desesperados, el último anhelo y la última fe. Y también, como explica el joven físico Fernando G. Ballesteros en
Gramáticas extraterrestres (Publicacions de la Universitat de Valencia), una probabilidad que se deriva del Principio de la Mediocridad, según el cual la Tierra no es una excepción en el universo sino un planeta vulgar, dando vueltas en una galaxia común, entre mil millones de galaxias; y nuestra vida se basa en los elementos químicos más abundantes en el universo: hidrógeno, carbono, nitrógeno. O sea, que los extraterrestres se nos parecerán.
Si un día percibimos sus ondas de radio o televisión, primera señal que buscan los gigantescos radiotelescopios del SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) de la NASA, sabremos, por la ley de probabilidades, que están más desarrollados que nosotros, pues la Tierra sólo envía ondas de radio al cosmos desde hace menos de 100 años, y raro sería establecer contacto con ondas más "jóvenes".
El admirable Ballesteros está convencido de que esto sucederá pronto: "Con los nuevos radiotelescopios que estamos construyendo, mucho más sensibles, estoy seguro de que en el lapso de 50 años encontraremos los rastros de una civilización extraterrestre", afirma.
Pronto recibiremos sus emisiones de
Bonanza. Se trata de aguantar.
Publicación: EL PAÍS
Fecha: 03/02/09
Página: 2
Sección: CATALUÑA - LA CRÓNICA
Autor: IGNACIO VIDAL-FOLCH

Uno de los collages de visiones apocalípticas y reales mozas desnudas del artista Joan Gelabert, Dalí Junior.


El mataroní Joan Gelabert, ‘Dalí Júnior’, porta l’apocalipsis a Barcelona
L’art estrambòtic de Gelabert, ple de marcians, nus femenins i imatges de la fí del món, s’exposa a la galeria La Rosa del Vietnam

Hi ha vida intel·ligent més enllà del Planeta Terra? Existeixen els extraterrestres? Els governs amaguen informació sobre els ovnis? El món es pot acabar d’un dia per l’altre? Sí a tot, respon el mataroní Joan Gelabert, conegut popularment com “Dalí Júnior”. Tot un personatge de la ciutat, que es defineix com a artista, pintor, músic (amb el grup Berberecho Blues) i apassionat per la ufologia des de ben jove. Gelabert (Mataró, 1954) és un creador inclassificable, poc interessat en seguir reproduint la imatge tòpica de l’art com quelcom bell i elevat. El seu treball ha despertat un interès sobtat arran de l’exposició que protagonitza des de divendres passat, dia 30, a la galeria La Rosa del Vietnam, al barri del Raval de Barcelona. El diari El País, a través d’una de les seves plomes més destacades, la d’Ignacio Vidal-Folch, se n’ha fet un ampli ressò. La mostra combina quadres de grans formats amb intimidadores naus espacials en plena activitat destructiva, nus femenins, crists fosforescents, apocalipsis varis i versions de quadres de grans mestres com Velàzquez, Rubens i Van Gogh. Una fórmula tremenda que porta per títol “RV (Remote Viewing)” que no deixa indiferent a ningú.

“Com que vivim una crisi tan terrible i la gent es pregunta cada cop més sobre qüestions espirituals, els de la galeria van pensar que la meva obra seria adient”, explica Gelabert. Deutora del pop-art i el naif, l’”Atomic Art” com ho definia el seu ídol Salvador Dalí, l’obra del mataroní pretén “donar alguna resposta” a aquells a qui la crisi ha submergit en un mar de dubtes. “O com a mínim que serveixi perquè es relaxin una mica”, afegeix. Quan la Terra no ofereix respostes, mirem al cel. I en el cel de Gelabert apareixen ovnis enormes. “Són els antics déus egipcis que tornen a la terra”, diu. “Sempre que es dóna una convulsió forta en la civilització humana, com passa ara, apareixen els extraterrestres. Venen a observar-nos, passen de tirar-nos un cable, no ens ajuden, però representa que la seva aparició ens ha d’ajudar a evolucionar o augmentar la nostra consciència”, afirma Dalí Jr (nom amb el qual ha realitzat nombroses aparicions televisives). No és d’extranyar aquesta frase en algú com ell que a principis dels 70 va fundar diversos clubs d’ufologia a la ciutat, seguint l’estela del pioner programa de misteris que Lluís Miravitlles presentava a TVE.

La galeria La Rosa del Vietnam, al bell mig del Raval (C/ Peu de la Creu, 21), destaca per la col·lecció d’obres que ostenta el seu propietari, Pere Pedrals, d’un dels grans outsiders de l’art espanyol, José Pérez Ocaña. Pintor, actor i poeta andalús, Ocaña va ser un dels primers activitstes pels drets del col·lectiu de gais i lesbianes del país. Fins i tot el cineasta català Ventura Pons li va dedicar una pel·lícula l’any 1978. Com en el cas d’Ocaña, l’obra de Gelabert és inclassificable. “Caòtica i psicodèlica”, reconeix sense pudor el mataroní. La mostra es pot visitar fins a finals del mes de febrer.
Dos dels quadres de l'exposició
L'artista mataroní
Publicación: CAPGRÒS
Fecha: 12-18/02/09
Página: 35
Sección: CIUTAT - PERSONATGES
Autor: V.B.


No és gens habitual obrir el diari de bon mati i trobar-se la foto en color de l'obra d’un artista de Mataró, i menys en un article signat per Ignacio Vidal-Folch , i en un diari de tant prestigi com "El País"

La foto que és aquesta que reprodueixo i que és un col·lage de visions apocalíptiques , visions de “marcianitus” ( Vidal-Folch dixit ) i dones nues ( foto shop de la Brigitte Bardot inclosa) correspon a una de les obres que el mataroní Joan Gelabert presenta en l’exposició de títol “Visión Remota” a la barcelonina Galeria “La Rosa del Vietnam” (Peu de la Creu 21) , la galeria en la que exposa i que manté el record del mític Ocaña.

Però qui és Joan Gelabert , ja que a bon segur pocs el coneixeran pel nom però si ho faran pel seu posat ja que es tracta del “friqui” ( i no entraré en discussions semàntiques de quina és la correcta ortografia de la paraula ) autoanomenat Dalí Jr , “artista” divers , músic diferent ( Berberecho Blues) i capaç de presentar obres en les que naus espacials addueixen la Torre Eiffel, el Crist de Velázquez , o destrueixen París.

Aquest entranyable personatge ha assolit avui un nivell que ja voldrien molts dels artistes mataronins consagrats , encara que òbviament d’una altra manera. Però ara, famós, reconegut i amb un plantejament artístic d’una digna contemporaneïtat sols manca que l’IMAC li organitzi una exposició.

Penso que seria un fet, si més no de coherència.

Publicación: TRANSPORT PÚBLIC
Fecha: 03/02/09
Autor: PERE PASCUAL, PIC


Repaso las fotos que hice a algunos cuadros en la exposición de Joan Gelabert, Dalí Junior, en la galería La rosa del Vietnam (Peu de la Creu, 21 bis). Sino fuera porque sé que es del Maresme yo diría que su nacionalidad es brasileña. No sé explicarlo, pero esos cuadros parecen obra de un latinoamericano. Sus platillos volantes se plantan en Barcelona, París o Nueva York, pero podrían haberse plantado en Río de Janeiro o Salvador de Bahía. Lo veo claro: Barcelona es demasiado gris para entender a Gelabert, su sitio está en el Art Basel de Miami Beach. Allí le comprenderían mejor. Pura intuición de un ignorante...
Publicación: LH JAZZ CLUB
Fecha: 09/02/09
Autor: ORIOL QUILES




ARTÍCULOS RELACIONADOS:
> DALÍ JUNIOR TAMBIÉN ES ARQUEÓLOGO
> LOS ESCRITOS DE DALÍ JUNIOR
> TRES CONTACTOS PSICOGRÁFICOS DE VISIÓN REMOTA DE DALÍ JUNIOR
> BACH, UN VÍDEO DE DALÍ JUNIOR

No hay comentarios:

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: