OCAÑA Y EL "DON JUAN TENORIO" DEL BORN (DOÑA INÉS VERSUS DON CARNAVAL)


19, 20 y 21 de noviembre de 1976, en el Mercat del Born, durante la representación del Don Juan Tenorio de la Asamblea de Trabajadores del Espectáculo, Ocaña, aunque no figuraba en el programa, se hace un hueco en el espectáculo, capta algún que otro foco y chupa, entre otras muchas cosas, cámara.

Casi al final de este artículo, tenéis el PDF del libro (en catalán) que relata todo lo que allí aconteció. Para los mitómanos con pocas ganas de leer, Ocaña aparece en la página 40. Si os interesa el tema, antes podéis entreteneros con el prólogo que han redactado los de la Cedall (el libro también lo he cogido prestado de su página), que nos sirve para ponernos en situación y seguir el hilo que nos llevará del Don Juan del Born al Saló Diana, pasando, claro está, por las Jornadas Libertarias y la detención d'Els Joglars, momentos clave de una época en los que Ocaña, ahora sí, era coprotagonista.

Por cierto, las fotos que se intercalan en el texto no aparecen en la página de la Cedall.

LA FARANDULA LIBERTARIA Y LA “TRANSICIÓN”: APUNTES VAGOS...

El libro del “Don Juan Tenorio” que os presentamos a continuación corresponde a una de las muchas actividades culturales que la “farándula libertaria” catalana, agrupada bajo el nombre de “Assemblea de Treballadors de l´Espectacle – ADTE”, puso en vigor en la ciudad de Barcelona en las postrimerías del primer postfranquismo y que se acota históricamente a los días del 19, 20 y 21 de noviembre de 1976.




Este espectáculo artístico de “calle” tenia además una función de reivindicación social y popular al pedir que un espacio abandonado conocido como “El Born” se transformara en un “Ateneu Popular” para  uso de las entidades populares del barrio y de los diversos colectivos que ejercían una expresión cultural y artística sin local estable.



(Fotos: Carles Ameller)
La experiencia del “Don Juan Tenorio” agrupo alrededor de 20.000 personas durante los tres días en el que se realizó la función y fue señalado por muchos sectores como una gran manifestación popular tanto de los vecinos del barrio como por la multitud de manifestantes que llenaron el barrio con sus ganas de fiesta y trasgresión del “civismo autoritario imperante”.



(Fotos: Carles Ameller)
Haciéndonos eco de alguna crónica de lo ocurrido como la que Alex Broch  plasmó en la revista “El Viejo Topo” sobre este acontecimiento se puede afirmar:

“Lo que sigue no es una simple crónica teatral. Porque era prácticamente imposible seguir a un espectáculo que iban desplazando entre una masa de miles de personas, que a su vez organizaron una verdadera fiesta popular de afirmación libertaria. En los interludios (y nunca peor dicho, pues todo –menos el servicio de orden y alguna carga policial- fue lúdico) actuaron Pau Riba, la Orquesta Platería, Rafael Subirachs y otros grupos.”




Siguiendo con el hilo histórico anterior, y remontándonos al verano de ese mismo año, podríamos afirmar que la “farándula” critica de izquierdas antifranquista había hecho un esfuerzo inmenso de programación cultural a través de un organismo artístico amplio que se llamaba la “Assemblea d´Áctors i Directors”.


(Fotos: Carles Ameller)
El “Grec 76” ( festival de verano de Barcelona) fue la expresión teatral, musical y artística en Barcelona de esta intervención que posteriormente se asentaría como una de las expresiones artísticas más conocidas de la ciudad condal, si bien con un espíritu radicalmente diferente del que habían impregnado los iniciadores del proyecto.




La experiencia del “Grec 76” fue inmediatamente reconocida y tuvo un gran éxito de público en el camino por buscar vías críticas al franquismo en el campo de la expresión artística libre. Sin embargo la unidad de los componentes de la “Assemblea d´Actors i Directors” era frágil y la misma se acabó rompiendo en una asamblea de los componentes del grupo que tuvo lugar en la Sala Villarroel de Barcelona el 7 de septiembre de 1976.


De ahí debía colgar...
(Fotos: Carles Ameller)
La unión de la “Assemblea d´Actors i Directors” se basaba en la reivindicación de un “antifranquismo genérico” que hasta aquel momento había dado unos frutos nada despreciables en cuanto a convocatoria y programación cultural. Sin embargo a los componentes del grupo les diferenciaban multitud de aspectos tanto en el campo de la expresión política en relación al franquismo residual y al modelo de sociedad que se anhelaba, como a la función revolucionaria y transgresora de los “nuevos juglares” en el  campo de la expresión artística que los grupos libertarios tenían en mente.




(Fotos: Carles Ameller)

De esta división surgió inmediatamente la denominada ADTE,(Assemblea de Treballadors de l´Espectacle) que fue la denominación que se dieron los núcleos libertarios y antiautoritarios en su intervención artística y cultural.

Una de las primeras expresiones de su prolífica intervención político-cultural es el montaje del que hemos hecho referencia al principio, “Don Juan Tenorio” que la misma asamblea transformó en el libro que os ofrecemos a continuación y que tenía como función principal la reivindicación del “Born” como “Ateneo Popular”.


Sin embargo, nos encontramos todavía en los inicios de una andadura que fue de gran intensidad tanto en su expresión artística como en su intervención social y política durante los años 1976, 1977 y 1978. Dicho sea de paso, a día de hoy, todavía no se ha plasmado en un libro que sea capaz de recoger las impresiones de su desarrollo, así como de los muchos protagonistas que estuvieron inmersos en dicha experiencia libertaria, y que en muchos casos son actores, músicos, cineastas y directores de reconocido prestigio en la actualidad.

Retomando el hilo histórico, en diciembre de 1976 la ADTE organizó un gran “sarao colectivo” con motivo del fin de año en el “Poble Espanyol” de Barcelona con gran éxito de publico y que estuvo amenizado por los cantantes Sisa, Oriol Tranvía, Pau Riba, Micky Espuma, etc.



(Fotos: Carles Ameller)


La experiencia autogestionaria de la farándula, la “ADTE” funcionaba bien y su capacidad de convocatoria popular no dejaba lugar a dudas, sin embargo tenían un problema que no habían resuelto hasta aquellos momentos y que empezaba a ser perentorio su solución para la subsistencia del grupo como entidad estable.

Me estoy refiriendo a la necesidad de tener un “lugar” para poder desarrollar el trabajo y las experiencias artísticas que tenían en mente y que no podían plasmar por falta de un espacio estable. La ADTE persiguió con insistencia esta necesidad y finalmente el objetivo que tanto se había anhelado se pudo concretar en el “Saló Diana”, situado en la Calle San Pablo nº 85 en una travesía de la Rambla de Barcelona a principios de abril de 1977.

La experiencia del “Saló Diana” fue realmente fructífera durante la fase que estamos señalando, tanto en su aspecto “artístico” y de “performance” como en su implicación en las “movidas” sociales y políticas de ámbito libertario que se produjeron posteriormente.

De estas últimas destacaremos dos a modos de ejemplo que fueron especialmente significativas. En primer lugar la relevancia que tuvo el “Saló Diana” como uno de los lugares básicos donde se celebraron los debates ideológicos de las “Jornadas Libertarias Internacionales” a finales de julio de 1977 y que llenaron de forma masiva la sala teatral. Asimismo habría que añadir que muchos de los que formaban parte de la ADTE habían estado directamente implicados en la idea de organizar dichas “Jornadas Libertarias Internacionales” en Barcelona a través de su militancia en el Sindicato de Espectáculos de la CNT de dicha ciudad.



Ocaña
(Fotos: Carles Ameller)
También es importante destacar, por causas completamente diferentes, al “Saló Diana” como el lugar donde los trabajadores del espectáculo de Cataluña se reunieron y se erigieron en “Asamblea Permanente” en contra de la detención de los miembros de “Els Joglars” el 15 de diciembre de 1977 por su obra teatral “La Torna”, siendo acusados por dicho trabajo  como causantes de un delito de “injurias a las fuerzas armadas”. A partir de estas detenciones se generó una movilización popular de gran envergadura tanto en Cataluña como en el resto del estado español que dio paso a diversas huelgas y manifestaciones pidiendo la libertad de los miembros de “Els Joglars” y la libertad de expresión sin ningún tipo de cortapisas, ni de los poderes militares ni tampoco de los civiles...



Maria
(Fotos: Carles Ameller)
La vitalidad del “Saló Diana” y de la ADTE siguió su curso hasta mediados de 1978 con programaciones artísticas diversas que duraron hasta principios del verano de este año. Las últimas noticias de su intensa travesía nos informa de un hecho negativo importante que se venia a unir a los momentos difíciles que estaba pasando el “Saló Diana”. A finales de agosto de 1978 el local fue asaltado por unos desconocidos que perpetraron daños tanto en el vestuario como en diversos equipos electrónicos.

Doña Inés en un descanso, 20-N del 76, el Born.
(Foto: María Elba)

María Elba y Clara, 20-N del 76, el Born.
(Foto: María Elba)

En aquellos momentos el “Saló Diana” tenía graves problemas de orden económico que no pudieron ser solventados y que en cierta forma cerraron la “etapa colectiva” de la ADTE.

Sin embargo el espíritu libertario de muchos de sus componentes siguió brillando en diversidad de trabajos y sus ansias criticas se desarrollaron en otros proyectos artísticos, pero ya sin la etiqueta colectiva que los había amparado bajo el nombre de “Assemblea de Treballadors de l´Espectacle” (ADTE).

Esto es todo amigos...

EQUIP CEDALL
(Noviembre de 2009)



Ocaña, 20-N del 76, el Born.
María Elba: Ocaña fue un personaje polémico de gran importancia en la transición española, representante de la libertad que tanto se ansiaba en aquella época.Nazario: ¿Uno de los días del Don Juan del Borne? Porque hay fotos del Borne con vestido estilo Carmen Miranda...
(Foto: María Elba)
Ocaña en el Born y a lo Carmen Miranda, que diría Nazario.
(Foto: Autor desconocido)


Para terminar, tengo que recordar la leyenda popular según la cual Ocaña, al presenciar la asunción de Don Juan, pegó un salto, se colgó de la grúa y subió con él al Cielo. La anécdota quedó recogida en Ocaña, el catálogo de la Polígrafa, pero con un error (uno de los muchos que contiene el libro), le atribuimos a Àlex Broch el la Ocaña de Doña Inés barbuda se eleva a los cielos metida en una jaula. Puede que la frase saliera de su boca, pero no de su puño y letra. La errata llega hasta el punto de confundir la revista de la que se extraía la falsa cita. Me corrijo, pues, y a modo de penitencia os cuelgo el PDF del susodicho artículo, que es de El Viejo Topo (#3, diciembre de 1976, p. 61), y de un texto de Jordi Teixidor:

No hay comentarios:

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: