OCAÑA Y LA OTRA SONRISA (DE LOS FETICHES PROPIOS Y AJENOS)




Fiesta y premio para una novela erótica

Tal y como se había anunciado por parte de Tusquets Editores, el pasado lunes tuvo lugar la entrega en Bocaccio del Premio de novela «La sonrisa vertical», 1979.

[...]

No faltaron caras conocidas

En la sala de Muntaner se dieron cita numerosas personas y fueron evidenciados los medios puestos por televisión, radio y prensa para dar a conocer la noticia. Vimos hablando animadamente a Antonio de Senillosa, Vilallonga y Mercedes Milá.

[...]

Una pareja ligoncilla y gorrera –lo de gorrera va porque lucían gorro ambos–, era la formada por Ocaña y Pavlosky. Ángel llevaba un trajechaqueta de pata de gallo, modelo Andreu, claro. Y Ocaña un típico y dorado mantón.

El animado cócktel estuvo muy concurrido, Pavlovsky y Ocaña no faltaron a la cita con lo erótico.

Fue este último el que me contó que «me encuentro trabajando en el montaje de una iglesia de papel de periódico para el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza. Todo este trabajo formará parte de una exposición que se va a titular "¡Viva la virgen del Rocío!", y después de ser exhibida en la isla pasará a un museo de Brasilia».

Para aclararme más su postura ante el fenómeno religioso, me dijo que «aunque yo no creo en Dios, sí creo en los fetiches que se inventa mi pueblo y que me invento yo».

MIGUEL P. QUINTANILLA

Publicación: MUNDO DIARIO
Fecha: 16/04/1980
Página: 22
Autor: MIGUEL P. QUINTANILLA



ARTÍCULOS RELACIONADOS:

> HEMEROTECA OCAÑÍ

No hay comentarios:

LO MÁS VISTO ESTA SEMANA: